¡Lo más vendido!

 Cómo hacer queso curado

Si te atreves a hacer todo tipo de quesos, aquí encontrarás los ingredientes y los materiales necesarios para hacer queso curado, prensados o de untar… ¿Cómo? A continuación verás que hacer quesos maduros es mucho más sencillo de lo que puedes pensar. Necesitas un poco de paciencia y contar con los productos adecuados. Lo más difícil de todo el proceso será resistir la tentación de probarlos. Y es que la maduración del queso curado requiere de unos meses de espera. En nuestra tienda online ponemos a tu disposición diferentes tipos de kits para hacer queso curado en casa. En ellos vienen todos los ingredientes necesarios, excepto la leche. Además, incorporan un manual que explica cómo hacer queso curado.

¡Toma nota del paso a paso sobre cómo hacer queso curado en casa!

El primer paso es calentar la leche hasta 40ºC y añadir el cloruro cálcico. Apagas el fuego y agregas fermento láctico termófilo. Remueve despacio y deja reposar durante una hora. Es el momento de añadir el cuajo y dejar que haga su efecto. Cuando la leche haya tomado consistencia, la cortas en trocitos para que vaya soltando el suero. Es importante desuerar muy bien. Por eso lo siguiente que haremos será cubrir un escurridor con la tela de quesería y echar la cuajada.

De ahí la cambias al molde, con la tela incluida, lo tapas y le aplicas peso para que vaya soltando todo el líquido. Cuando ya no suelte suero, se quita la tela del molde, se le da la vuelta al queso y se vuelve a meter. Te aconsejamos que le pongas un par de kilos de peso y lo dejes reposar. Lo siguiente será preparar la salmuera. ¿Cómo? Mezclando un litro de agua + 200 gr de sal. El agua debe estar a unos 15ºC. En ese momento sacas el queso del molde y lo introduces en la salmuera. Hay que dejarlo sumergido por completo de 1 a 5 horas. Transcurrido este tiempo, se seca en una rejilla, dándole la vuelta cada ocho horas los primeros días. Después, se le dará la vuelta cada dos días y por último, con una vez a la semana será suficiente. Dependiendo de la temperatura ambiente es aconsejable meterlo en la nevera para que madure bien. Lo mejor es que el queso repose sobre un plato de madera. Poco a poco se le irá haciendo la costra. ¡Es cuestión de paciencia! Ten en cuenta que cuanto más repose, más sabroso estará. Así que hay que esperar unos meses para saborear un queso curado hecho por ti, de la forma tradicional. ¡Verás cómo merece la pena!