Tela de quesería

Tela para queso disponible en varias medidas, desde 40x40 cm a un metro. Esta tela de quesero es ideal para forrar los moldes y amoldar el queso o para usar a modo de colador y realizar así un desuerado previo. Las telas de quesería tienen un entramado especial que permite la salida del suero pero no de la cuajada, evitando así que la cuajada tapone los orificios de los moldes. 100% algodón.

Más información

1,95€


Tela para queso

Tela para queso, elaborada con algodón 100%, una fibra natural que contribuye a la conservación del queso y favorece su maduración. Las telas de quesero se caracterizan por estar diseñadas con un entramado especial que permite que salga el suero pero no la cuajada, evitando así que se taponen los orificios de los moldes.

La tela para hacer queso tiene dos usos principales: se utiliza para forrar los moldes o como colador para realizar un desuerado previo antes de amoldar. En este caso, una vez que la leche se ha cuajado, se corta en trozos, y se forra un colador que tengas en casa con la tela de quesero. Entonces se vierte la cuajada y se espera a que suelte el líquido.

Cuando hemos realizado este primer desuerado, se introduce la cuajada, junto con la tela, en el molde para darle la forma deseada. Al darle la vuelta, se puede quitar ya la tela de quesero e introducir directamente el queso en el molde.

Las telas para queso están disponibles en varias medidas:

  • Tela de 40 x 40 cm
  • Tela de 50 x 50 cm
  • Tela de 65 x 65 cm
  • Tela de 100 x 100 cm

 

Tela de quesero

Una vez que hayamos terminado de trabajar con la tela de quesero es importante seguir una serie de recomendaciones para limpiarla y conservarla bien. De esta forma podrás utilizarla en múltiples ocasiones. Lo más importante es limpiarla justo en el momento en el que acabamos de usarla, ya los restos de leche podrían estropearla.

Lo primero es aclararla con abundante agua fría para retirarle todos los residuos de leche o cuajada. Para desinfectarla, lo más recomendable es hervirla durante un par de minutos. Para ello, solo hay que sumergirla en una sopera con agua hirviendo. Se le puede añadir unas gotas de jabón casero. Una vez que hayamos limpiado la tela de quesero es fundamental secarla completamente extendida al sol y plancharla bien. Así evitaremos que quede humedad y que puedan desarrollarse bacterias. Por eso es fundamental que antes de guardarla esté bien seca.

Cuando ya esté seca y planchada se puede guardar en una bolsa de plástico, de las que se utilizan para congelar alimentos, o envolverla en un paño limpio. Lo más importante es que la tela de quesero quede salvaguardada del polvo.

Calidad garantizada
Mejor precio
Compra segura
Envío en 24/48 horas